© Instituto Chileno de Trabajo Social Clínico

Avenida Libertad #269. Oficina 904, Viña del Mar. Chile

instituto@ichtsc.com

  • Facebook

Copyright 2019

Curso de Actualización Internacional ​

1° Versión - 2020

Centro Latinoamericano de Trabajo Social

Lima, Perú.

 

 

Transitando desde las identidades magras hacia identidades preferidas: Trabajo Social Clínico desde el Construccionismo Social y Trauma Relacional

Relatores

Mg. Alexis Bustos Villarroel

Trabajador Social

Terapeuta Narrativo

Magíster en Filosofía Mención

Pensamiento Contemporáneo

Mg. Rodrigo Morales Jiménez

Trabajador Social 

Mediador Familiar-Comunitario

Magíster en Intervención Socio-Jurídica con Familias

 

 

Descripción General

El presente curso-taller, tiene por objeto central entregar elementos teórico-prácticos del Trabajo Social Clínico en relación con el construccionismo social y el trauma relacional. Desde estas dos perspectivas se abordarán diversas temáticas, como: jóvenes en conflicto con la ley, trabajo con familias y personas que han experimentado trauma múltiple. A través del construccionismo social, se buscará desarrollar un trabajo que cuestione los conceptos de verdades universales, propias de las ciencias exactas o empíricas, las cuales se han arraigado en la identidad de las ciencias sociales en general, y en consecuencia, en Trabajo Social Clínico. Bajo una lectura desde las terapias postmodernas se nos invitará a romper con la mirada lineal del modelo causa-efecto, adentrándonos en un horizonte que nos ofrece mayores posibilidades para el abordaje del malestar psicosocial, desde posiciones colaborativas y centradas en el diálogo. Por su parte, el abordaje en trauma relacional, dice relación con, salir de la noción clásica del daño internalizado en la víctima, si bien, ello es fundamental, tiene como eje central, que el trauma ocurre en una relación, desde ahí mismo se debe comenzar a trabajar. Retomando lo que las personas valoran y aprecian, desde sus territorios seguros de identidad. Por lo tanto, pensar y hacer un Trabajo Social Clínico desde una praxis cualificada, relacional terapéutica y que trata de ayudar a los sistemas humanos para afrontar sus conflictos psicosociales, superando sus malestares psicosociales, se podrá lograr relaciones interpersonales más satisfactorias, utilizando las capacidades inherentes de las personas y los recursos del contexto socio-relacional como un abordaje íntegro y éticamente responsable. (Ituarte, 2017)                                                     

                                                                                                       

Fundamentación

En nuestro seminario taller, abordaremos situaciones que afectan profundamente la vida de las personas; nos referimos a las experiencias traumáticas y situaciones límites, las cuales podemos entender como uno o más eventos que, impactan en el sentido de identidad y en distintas áreas del desarrollo (emocional, social, neurobiológico, en el sentido del sí mismo), y donde “El problema central está constituido por la incapacidad de asimilar la realidad de experiencias específicas con la consiguiente reactualización repetitiva del trauma en imágenes, sentimientos, estados fisiológicos y relaciones interpersonales (…) las víctimas de ataques y accidentes permanecen mudas y paralizadas en las urgencias; los niños traumatizados “se quedan sin lengua y se niegan a hablar”” (Van der Kolk, 2004 y 2015).

 

Las experiencias no sólo afectan a la “victima” o persona “traumatizada” sino, por el contrario, los efectos individuales del trauma (Van der Kolk, 2004 y 2015), son a la vez, un trauma relacional (Sheinberg y True, 2012), el cual está imbricado en las relaciones sociales de la “victima”: escuela, amigos, trabajo, familia, entre otras. Por situaciones límites nos referimos a las personas que entran en conflictos complejos a nivel social, familiar, judicial u otro y que, deben participar de un proceso terapéutico. El contexto socio-jurídico nos invita a reflexionar acerca de las personas, como sujetos individuales o como colectivos socio-familiares, en sus experiencias conflictivas expresadas en malestar psicosocial y en las respuestas que desarrolla el Estado, como estructura garante de derechos. Lo anterior nos invita a pensar en algunas preguntas; ¿Hasta qué punto el Estado debe introducirse en las formas de relación de las familias? ¿Son las terapias un lugar de encuentro y alivio o un espacio vulnerador de las personas? ¿Entendemos a las personas como sujetos de derecho con auto-determinación, o más bien, como objetos que deben ajustarse a una estructura normativa y valórica imperante en la sociedad? Para adentrarnos en aquellas respuestas, propondremos abordajes desde las Terapias Posmodernas, con un enfoque sistémico y narrativo específicamente, situado en el contexto socio-jurídico infanto-adolescente. Veremos que, muchas y muchos de ellos, tienen o manifiestan “problemas conductuales”, los cuales podrían ser producto de su historia vital, y donde la victimización, las negligencias o los traumas acumulativos han generado una cierta forma de conducta conflictiva con el medio y con los otros. Como se tiene presente que, el trauma afecta el nivel de relaciones de la persona, desde ahí, también podemos colaborar con la “reparación”, sanación o buscar caminos al alivio.

Las Terapias Posmodernas, buscan un acercamiento respetuoso, indagando historias alternativas, excepciones al problema, a través de un proceso conversacional que desarrolle un lenguaje en el que el problema ya no existe (Goolishian y Anderson, 1997). De esta forma, se intenta indagar en los aspectos preferidos de la persona, sus valores, creencias, lo que ha decidido defender o guardar como importante, validando totalmente los saberes locales. Se explora, de manera conjunta, la vida de la persona y su problema, a partir de la ética de la extenalización; “La persona no es nunca el problema, el problema es el problema” (Epston y White, 1993 y White, 2016). En esta jornada abordaremos una de las éticas centrales en Narrativa: la externalización como forma de abordaje terapéutico, pero también, como forma de ver/estar/relacionarse con las personas con las cuales trabajamos.

 

La externalización como una forma de abrir puertas, metáforas, conversaciones y juegos (con niñas, niños, jóvenes y adultos en general), integraremos además estrategias lúdicas, tales como el juego y recursos expresivos, y sus posibilidades de trabajo en distintos contextos. Mediante el juego, la metáfora y las conversaciones, intentaremos externalizar los efectos del trauma, problemas, emociones, situaciones, etc. Para ello, se utilizan preguntas de influencia relativa (White y Epston, 1993), una entrevista/conversación particular para ayudar a las personas a comenzar a definir sus problemas (o lo que se defina trabajar) como separados de sus identidades. De igual forma, nos centraremos en uno de los abordajes centrales en Terapia Narrativa, la construcción de documentos terapéuticos individuales y colectivos. Los documentos terapéuticos –individuales y colectivos-, posibilitan un trabajo novedoso en la utilización de registros alternativos a los que usualmente nos encontramos. Como los diagnósticos, registros profesionales, certificados, etc. Las cartas “formales” como las denomina White (1993) hacen alusión a comunicaciones entre profesionales acerca de las personas y sus problemas. Generalmente se escriben en un lenguaje técnico y en la mayoría de los casos, las personas no tienen acceso a estos documentos, los cuales, tendrán influencia directa en sus vidas y en lo que ocurra en las instancias judiciales. Por otra parte, los documentos terapéuticos, son una realidad co-construida, no son de propiedad del profesional. En ellas se intenta rescatar lo que para la persona es importante, lo que ellos o ellas otorgan valor en la vida, haciendo emerger los conocimientos locales y, en todo momento, intentar rescatar la agencia personal. Entre ellas encontramos cartas, certificados de valoración personal, registros audiovisuales, diplomas, entre muchas otras posibilidades.

 

La Terapia Breve Centrada en Soluciones, pone un total énfasis en los intentos de solución exitosos a la vida del problema, desarrollando una conversación en la que el protagonista principal es la persona, categorizándose como sujeto experto en sus propias experiencias. En el sentido anterior, el Trabajador Social y/o Psicólogo, adopta un rol colaborativo en la conversación, explorando de manera conjunta las posibilidades de solución. El acercamiento de la Terapia Breve Centrada en Soluciones a los distintos espacios de intervención favorece la despatologización de las personas, amplía el abanico de posibilidades de abordajes de los problemas y evita generar terapias de larga duración, elementos que en su conjunto podrían favorecer enormemente a la dinámica relacional con la que trabajan los equipos de los distintos servicios sociales. Abordar problemas asociados a conflictos violentos entre adolescentes, jóvenes y sus familias, uso de sustancias ilícitas, dificultad de concentración, falta de motivación para la mantención educativa, depresión leve y/o moderada, son solo algunos de los tópicos que pueden ser abordados a través de este tipo de terapias. Las conversaciones sobre la alianza terapéutica, vínculo terapéutico o como el lector desee llamarlo presenta, según Harlene Anderson, la necesidad de interesarse por “aquello no dicho y lo todavía no dicho”, principalmente eso se traduce en poner atención a lo que la persona, en este caso el adolescente, quiere contar de sí mismo, aquello que a él le interesa que las personas conozcan sobre él, y no establecer una relación desequilibrada en relaciones al poder. Para Harlene Anderson las personas logran percibir cuando los terapeutas preguntan aquello que les interesa como profesionales, y dejan de escuchar realmente a la persona, “aquello no dicho y lo todavía no dicho” (Anderson, 1997).

Metodología

 

El curso contara con 22 horas pedagógicas presenciales, con actividades prácticas y vivenciales al interior del proceso formativo.

 

Evaluación

 

Se realizarán ejercicios prácticos en formato de talleres, que involucrarán ejercicios terapéuticos en algunas herramientas básicas de intervención clínica en Trabajo Social, las cuales serán calificadas por los relatores.

 

Objetivos generales y competencias:

  • Establecer las principales diferencias entre las perspectivas estructuralistas y postestructuralistas, en relación a los abordajes terapéuticos.

  • Profundizar en los aspectos centrales de las Terapias Postmodernas, indagando sus principales características y fundamentos.

  • Profundizar en los aspectos epistemológicos, teóricos y las formas de abordaje desde la Terapia Narrativa.

  • Conocer los principales efectos del trauma y abuso sexual infantil, a nivel neurobiológico, psicológico y social.

  • Realizar ejercicios acordes a los contenidos teóricos revisados durante las jornadas.

 

 

Curso dirigido a:

 

Trabajadores Sociales con título profesional universitario y/o grado académico de Licenciado en Trabajo Social; como también estudiantes de los últimos años de la carrera de Trabajo Social de Universidades. También pueden cursar otros profesionales de la salud mental (psicólogos, psiquiatras, enfermeras, terapeutas ocupacionales, etc). Se espera que los profesionales y/o estudiantes estén trabajando o practicando en algún contexto de salud mental o psicosocial.

Horario:

 

Jueves y Viernes de 18:00 pm a 22:00 pm / Sabado de 09:00 am hasta las 18:00 pm.

 

 

Cupo de 60 profesionales y/o estudiantes.

Valor: 250 Soles.

Lugar: Calle Vanderghen 351, Miraflores, Lima, Perú.

Para mayor información consultar en: instituto@ichtsc.com / informes@celats.org